Blog de El puercoespin que lee

Blog personal

Escritores y obras literarias

EL SUEÑO DE LOS DIOSES Y OTROS CUENTOS HUICHOLES

Escrito por Elpuercoespinquelee 24-05-2018 en Cero a tres. Comentarios (0)

Título: El sueño de los dioses y otros cuentos Huicholes.
Editorial: Artes de México
Fecha de publicación: 2012
Autor: Gabriela Olmos
Tradición oral Mexicana.
Tablas de Estambre: José Benitez Sánchez.
País: México
Premios: ---



La comunidad Huichol habita la Sierra de Jalisco y Nayarit. Una de las maneras en que representan su historia, religión y costumbres es a través de cuadros multicolor hechos con estambre y que se colocan en una tablilla de madera. La alusión a esta costumbre nos introduce al libro “El sueño de los dioses y otros cuentos huicholes”.


Este libro es una verdadera joya, un hermoso objeto cultural, cuya belleza impresiona a quien lo ve, lo lee y lo toca. Los cinco relatos Huicholes se acompañan de hermosísimas imágenes cuya elaboración se valió de la tradicional Tablilla de Estambre. Un valor añadido es la experiencia sensorial, especialmente táctil y visual que este libro proporciona, pues el papel en el que se realizó y los colores que lo componen son un verdadero estímulo que llena de éxtasis a quien lo conoce.

El primer relato por el que se ha titulado el libro es “El sueño de los dioses”. En este relato se desarrolla la historia del origen del mundo. Takutsi (bisabuela de todos los huicholes), Maxakuaxi (abuelo cola de venado) y Kauyumari (el más pequeño y astuto de todos) todos dioses, estaban eternamente sumergidos en el extenso océano. Hasta que un día se aburrieron. Kauyumari les propuso a todos que partieran a un lugar que él soñó, pues allá podrían estar mejor, ese lugar era el sol.

Estos dioses tenían la facultad de que para que algo existiera, tenían solo que soñar con ello. En su recorrido fueron creando caminos, y todo lo demás que existe. Un día se encontraron con unos gigantes, ellos usaban unos objetos que les causaban curiosidad y que ellos querían tener.

Fauyumari “el astuto”, les mostró a los gigantes como podía sacar su corazón y volver a ponerselo. Los gigantes absortos en lo que este dios les enseñaba y trataron de imitarlo. Fue por eso que no notaron que los dioses les robaron sus voras emplumadas y sus jícaras. Pasado el tiempo, los dioses usaron estos objetos para sus rituales.

Los dioses llegaron finalmente al desierto, dónde aún hoy se encuentran.

El segundo relato es “Kauyumari el cazador”. Un joven llamado Kauyumari, un día en acto de desabeniencia que a los dioses molestó, comió el fruto prohibido de la tierra de los muertos.


Como castigo los dioses lo convirtieron en venado. Y aunque esto puede parecer desafortunado, realmente fue una acción divina que benefició como los dioses no imaginaron a Kauyumari. Algún tiempo atrás el joven vio a una bella venada que no había logrado cautivar. Ante la visión del joven hecho ahora venado, “(...) ella se rindió atonita sorprendida ante la belleza salvaje de aquella criatura que se había convertido en presa por ser cazador””.

“La madre del maíz” es el tercer relato. Watakame quien fue el primer sembrador de maíz en una ocasión, casi muere de hambre. Vio pasar a una paloma que llevaba en el pico un grano de maíz. Él la siguió. Una mujer anciana que abrió la puerta, lo sorprendió. La mujer desdentada le preguntó que eran lo que quería. Watakame le suplicó que le revelará la manera de encontrar maíz. Ella le propusó un trato, si aceptaba no aguantaría hambre nunca más. Si él se casaba con las cinco hijas de la anciana; Maíz Blanco, Maíz Negro, Maíz Rojo, Maíz Amarillo y Maíz Pinto tenía una garantía perpetua de bienestar.

La única condición de la anciana era que él nunca podría maltratarlas, ellas podrían hacer durante el día y la noche, todo lo que les fuera placentero. Se fueron a vivir junto a la madre de Watakame. La madre del joven se quejaba de la holgazanería de las muchachas y de que nunca le ayudarán a hacer los quehaceres. Un día la mujer obligó a las muchachas a moler maíz, acto seguido ella se desangraron.

La razón por la que ahora se siembra y cultiva con esfuerzo y ofreciendo necesariamente rituales es debido al castigo que impusó la anciana desdentada a Watakame por haber incumplido su promesa.

El cuarto relato es “El amor de Watakame”. El hombre que sobrevivió al diluvio no tuvo más compañía en el mundo, que su perrita. Todos los días aparecía una tortilla que él muy complacido se comía. Ante este misterio el decidió abrir muy bien sus ojos, para descubrir a la “bella mujer” artífice de tan encantador acto. Una mañana, el hombre descubrió que su perrita se quitaba la piel, cual si fuera un traje, y le preparaba las tortillas que siempre encontraba en su plato. “Era inevitable; había nacido el amor con su hambre voraz de querer saber”, y “a él le nació el amor, con la curiosidad de querer saber”.


El último y no menos bello relato es “El don de ver” en el que un joven emprende una búsqueda motivada porque varias noches soño que se convertía en venado.

La sensación que me quedo al terminar este libro fue de tristeza, una muy profunda e inevitable tristeza, no quería devolverlo a la biblioteca. Este es un libro que vale la pena tener en el estante. Una belleza ancestral accesible en un breviario de papel brillante.


ABRAN PASO A LOS PATITOS

Escrito por Elpuercoespinquelee 13-05-2018 en Cero a tres. Comentarios (0)

Título: Abran paso a los patitos

Fecha de publicación: 1941

Autor: Robert McCloskey

País: EEUU

Premios: Caldecott

El Jardín público de Boston es el lugar al que el señor y la señora pata quieren llegar porque ahí se establecerán con sus no pocos patitos Jack, Kack, Lack, Mack, Nack, Pack, Quack y Uack, considerando este el lugar ideal para que ellos crezcan.

Pero antes de que lo consigan tendrán que hacer un recorrido desde la islita del río Charles. Atravesando con sus Cuac-cuac el tráfico insufrible de Boston. Y lo logran, en parte por la ayuda que les dispensa Miguel, un policía que conoció a la señora pata por la época en que sus polluelos recién salidos del cascarón le exigían a ella su presencia y su calor.

Una patrulla de policías que Miguel ha llamado hacen las veces de salvaguardas de la vida de los patitos y la señora pata. 

Desde el momento en que esta gran familia de patos entró en el Jardín público de Boston hasta hoy, han permanecido, nadando todo el día detrás de los botes que tienen la figura de cisne y, comiendo cacahuetes. Al final del día, cuando cae la noche duermen todos en su pequeña isla. 




Antes de dormir: Un encuentro con los objetos cotidianos

Escrito por Elpuercoespinquelee 03-05-2018 en Cero a tres. Comentarios (0)

MARGARET WISE 

Estados Unidos 

1947 (Publicación) 

ILUSTRACIONES DE CLEMENT HURD

EDITORIAL CORIMBO 

2003




Un conejito que posterga la hora de dormir valiéndose de múltiples despedidas con buenas noches a los objetos que habitan su gigante habitación es el protagonista de la historia que es precisa para ser leída antes de dormir. El cuento está compuesto de ilustraciones en colores básico y juegos con la luz conforme van pasando las horas. Todo se desarrolla dentro de la habitación del protagonista de pijama con rayas azules. Las rimas y los dibujos relajantes hacen de este texto un muy valioso motivo para soñar. 




!La insatisfacción es tan humana! COSAS QUE PASAN (ESCRITORA ARGENTINA, ISOL)

Escrito por Elpuercoespinquelee 14-04-2018 en Escritores Argentinos. Comentarios (0)


Es la insatisfacción tan humana. Leyendo esta historia puedo notarlo. Esta menina quiere todo aquello que no tiene: un cabello lacio, los ojos verdes, ir a la escuela al galope en un caballo, en fin...Como hay muchas cosas que no tiene, ella desea y desea, y desea.

Es en este punto en el que se ata inexorablemente el deseo con la insatisfacción. Pues como le sucede a esta pequeña, es precisamente aquello que no se posee, lo que se desea. No puedo evitar pensar en un tipo de "lección" que indica este cuento, la insatisfacción es un empuje vital, nos da la posibilidad de trabajar, actuar, hablar. Si fuésemos seres absolutamente colmados, acaso ¿Nos moveríamos en alguna dirección?

Continuando con la historia, de repente y por arte de magia, aparece ante la niña un genio con cara de payaso. Él la saluda y le dice que puede concederle un deseo. ¿Sólo uno?, piensa ella. Esta decisión no es nada fácil. Luego de reflexionar largo rato dice al genio: !QUIERO TODO! El genio busca, busca en su catálogo, allí hay de todo (triciclos, trapecios, toboganes,etc) , pero no todo. Ante la imposibilidad de esperar muchos más por la decisión de la pequeña, el genio decide regalarle...un conejo gris. Viendo el conejito con algo de desilusión dice ella: "Así que ahora tengo un conejo gris bastante lindo. Pero si fuera azul..."

He pensado siempre que en la literatura infantil es posible desentrañar algunos misterios y preguntas que pueden no tener respuestas, pero que a todos, como seres humanos, nos inquietan y son además profundamente existenciales. Por ello siempre al pensar que leemos sólo un cuento para niños, nos llevaremos la sorpresa a la postre de que es algo más, es mucho más, es la esencia de lo más importante de la vida puesto a prueba.